Toda la emoción de la salsa en el corazón de la Isla del Encanto

La emisora Z93 congrega, cada año, a los fanáticos de la salsa en un día especial. El estadio Hiram Bithorn, de San Juan, se convierte en un increíble patio de baile y así lo viví en marzo del 2013.

Por: Martín Gómez

Puerto Rico es salsa. Y en su Día Nacional, el domingo no empieza después del desayuno sino antes. Es aconsejable prepararse tanto para el disfrute como para una maratónica velada de sabor que inicia a las 10 de la mañana y termina alrededor de las 11 de la noche.

Frescos están los recuerdos de mi experiencia. Increíble experiencia. Bomba y plena para calentar el ambiente, algarabía dentro y fuera del estadio Hiram Bithorn. San Juan en movilización total por su día de integración. Sí, porque la música integra. Los amigos, el barrio, la familia, los músicos y los artistas. Existe una nómina oficial y también estrellas de la salsa que se dan cita por el puro gusto de celebrar. En el Día Nacional de la Salsa puede pasar cualquier cosa.

Y Ramonita Parra, la compañera de Junior Gonzales, que es nuestra anfitriona, se multiplica por diez. La última producción de su amado se vende como pan caliente. Además, poleras con la imagen de Ismael Rivera, Hector Lavoe y todos nuestros héroes de la música latina. La salsa se baila y se consume. Esa tarde reaparecía el Cano Estremera. Estuvo más duro que nunca. Se jactó que siendo las 3 de la tarde, él era el estelar. Agradeció al pueblo por su masiva asistencia y puso a trabajar la varita de Harry Potter. De pregón en pregón se adueñó de la fiesta.

Willie Rosario vendría después y por la tarima desfilaría luego la Orquesta oficial del Día Nacional de la Salsa, bajo la batuta de Luis García. El hervidero en la cancha del estadio es total. Se venden bacalaitos, cervezas y las sombrillas multicolores conforman esa otra fiesta que hay que aprovechar: se vende todo para que no haya necesidad de salir del estadio. La cerveza Bush aplaca la sed y las cinturas boricuas danzan con La Mulenze.

La noche llega y ese día nos despediremos de Cheo Feliciano. Algo me decía que el hombre del sentimiento estaba realizando su última presentación en la fiesta que organiza la emisora Z93. No me equivoqué. Lo gozamos mucho. Tony Vega, Primi Cruz, Camilo Azuquita, Tito Nieves, Victoria Sanabria y Van Lester sonearon con él. “Mi gente” y aflora el recuerdo de Pedro Arroyo, creador del Día Nacional de la Salsa. Era el tema que más le gustaba dice Tito Nieves. Pedro había fallecido semanas atrás y esta edición también estaba dedicada a su memoria.

Luego de las 11 de la noche la fiesta había terminado. Puerto Rico nos dejó nuevos amigos y consolidó la amistad con quienes ya nos habíamos vacilado en el Callao. Valió la pena llegar a la Isla del Encanto. Y el Día Nacional de la Salsa es una de esas fiestas que todo salsero debe experimentar. Al menos una vez en la vida.

Deja un comentario