Pirulo: “Es imposible llenar los zapatos de los héroes de la música”

Salserísimo Perú entrevistó en exclusiva a Pirulo, en la previa al último concierto que ofreció en el Callao.

Francisco Rosado Rosario es el nuevo sonido de la salsa en Puerto Rico. Su proyecto, Pirulo y La Tribu, lleva tres años pegado en las radios, cosa que no ocurría hace mucho en el circuito salsero boricua. ¿Qué pasó, nos preguntamos? Y pues él respondió: “Había un vacío generacional en la salsa”.

Puede que sea como él lo dice, o no. Lo cierto es que su estilo hizo que la salsa llegue a radios donde esta dejó de sonar a cambio de la música urbana o el reguetón. Y, precisamente, es de esta música de la que los peruanos podrán disfrutar el próximo 24 de setiembre, cuando junto a Ismael Miranda se presente en la Isla del Paraíso de La Perla, en el Callao.

Por: Daniel Alvarez

¿Qué sientes a poco de pisar suelo peruano? ¿Qué has escuchado del Callao?

Estoy súper contento y emocionado. Perú es un país que aprendí a querer y a valorar. Estuve yendo allí mucho hace unos años cuando trabajaba con Tego Calderón y recibí mucho amor. Es un país muy cálido humanamente y estoy loco por estar por allá para hacer lo mío. Yo he estado en el Callao y como mucho de nuestros barrios en Latinoamérica, está lleno de miles de situaciones pero también de mucha fuerza, de muchas ganas y gente linda.

¿A qué crees que se deba que tu música ha pegado tanto entre los jóvenes?

Había un vacío generacional en nuestra música. La salsa ya se estaba viendo como la música de mi tío y mi abuelo, de algo que no pertenecía a nuestra realidad. Yo creo que he podido, respetando la esencia y ese trabajo que se hizo antes de que yo naciera, que mi letra llegue a nuestra realidad, a nuestro argot, a nuestra jerga; y la juventud lo ha reconocido y ha respondido excelente a eso.

¿Qué significa Calle Linda para ti?

Es mi vida, es lo que yo soy. Es el nombre de mi primer disco, pero viene de eso, de un homenaje al lado de la calle positivo. Siempre se le da una connotación a la calle como de algo negativo, pero también allí hay gente trabajando, madrugando, metiéndole el pecho y el corazón para subsistir y que nuestros países se llamen países.

¿Qué artistas de Puerto Rico destacas entre la nueva generación de salseros?

Es un poco penoso que no haya más. Hay mucho talento en mi país. Sería un descaro de mi parte decir que no lo hay, pero están guardaditos y es lo que estamos tratando de fomentar. Que hagan sus producciones, que salgan, que saquen su voz, sus ideas y sus colores. Pero actualmente no hay mucha gente joven aquí que haga la salsa como a mí me gusta. Respeto mucho la salsa que están haciendo, pero no es la preferida mía.

¿En tu música hay clara influencia de la timba, a qué se debe? ¿Algún artista o agrupación cubana que admires?

Hay algo que siempre está latente ahí que es la división entre la timba y la salsa. Y en mi opinión la timba no es más que la evolución de la salsa. Es la misma salsa con otros elementos, con otras libertades. Yo creo que el mismo cubano sabe que lo que ha hecho es una evolución de toda esa herencia africana mezclada con lo latino. Yo lo que hago es una salsa o timba, como lo quieran llamar, boricua y genuina, a mi estilo sin tratar de ponerle sellos. Esta es música para bailar, para divertirnos y sobre una base esencial que es la clave.

En este campo (la salsa) la matriz es Cuba. En Puerto Rico y Nueva York se le dio el toque de salsa y le dimos nuestro color. Soy fanático de su música vieja, músicos referentes en el mundo como son  Irakere y Los Van Van.

¿Qué oportunidades laborales tienes en Puerto Rico asumiendo que la salsa no tiene la fuerza de otras épocas?

He tenido la dicha de poder vivir de esto. Actualmente estamos viviendo un momento histórico, humanamente duro, pero yo no miro para ese lado. Yo miro para el lado de las bendiciones, para trabajar y hacer lo mío, sin esperar nada de nadie. Entonces, desde que me pegué con mi proyecto (Pirulo y La Tribu) hace tres años, pues no solamente toco en San Juan, sino en la isla completa. Gracias a Dios tengo trabajo y puedo ofrecer trabajo a otros compañeros y aportar de alguna manera a la familia puertorriqueña.

¿La situación política de Puerto Rico afecta a la nueva generación de salseros en su meta por abrirse paso en la música?

Sí. Nosotros tenemos una situación política un poco triste, en lo que respecta a mi entendimiento. Que nos afecta no nada más en la música, sino que nos va a afectar en todo lo que querramos desempeñarnos como puertorriqueños y como seres humanos. Nosotros somos una colonia, al sol de hoy, tristemente. Entonces, no hay manera de desarrollo en una colonia cuando los frutos y las riquezas son para otro. Claro está que los músicos salseros, el baladista y el rockero, toda la clase obrera de mi país, pues se ve afectada por esa condición política, así que sí. Es una lástima, pero es la realidad.

¿Es difícil para los nuevos músicos hacer el relevo de artistas como Willie Rosario, Bobby Valentín y Roberto Roena, entre otros, que han colocado a Puerto Rico como satélite de la música latina?

Yo creo que es imposible, no difícil, llenar los zapatos de esos héroes de la música. Ellos hicieron su trabajo, dejaron su legado y esa es la belleza de la vida, que cada ser humano es especial y único. Yo no creo que vaya a nacer otro Luis Perico Ortiz, ni Bobby ni nada de eso. Lo que tenemos que entender es qué hicieron ellos para quedar en el libro de la historia. De alguna manera eso es lo que yo estoy trabajando, haciendo con el alma para dejar un legado, una arca y un granito de arena con nuestra particularidad, con mi voz, con mi estilo, con mi concepto. Una vez que la gente empiece a entender eso, los salseros, los músicos y todos empezaremos a ver cosas distintas y más gente que llene ese libro en esta época.

Hace uno meses hubo una polémica por las declaraciones del reguetonero Arcángel sobre Ismael Rivera. ¿Qué opinas de eso?

Maelo es un ídolo para nosotros, para el pueblo completo y no solamente para los salseros. Por ese bochinche y esa bobería todo el mundo se calentó muchísimo. Yo conozco a Arcángel personalmente y en lo de él, es tremendo artista también. Estoy seguro que él no quiso. El que dijo más disparate fue el Dj de él, Luian, y por eso Arcángel tomó postura seguida. Yo se que él tiene mucho respeto hacia Maelo como lo tenemos toditos. Quizás se salió un poco de contexto sus palabras, pero son boberías. La presencia de Ismael Rivera en Puerto Rico, así como en Latinoamérica, es indiscutible e intachable. No hay comentario de alguien que pueda bajarle en ranking, como decimos aquí.

Deja un comentario