DNZ2017: Puerto Rico es más que salsa [FOTOS]

Alrededor de quince mil personas bailaron en el Hiram Bithorn. La fiesta empezó a las 10.30 am y terminó minutos después de las 9 de la noche. Baile, goce y rumba de principio a fin.

Los peruanos también gozaron con el repertorio del Día Nacional de la Salsa. (Foto: Antonio Alvarez F./Salserísimo Perú)

Por: Martín Gómez

Puerto Rico es salsa. Pero también Puerto Rico es hermandad. Y en el Día Nacional de la Salsa, los peruanos que viajamos hasta la Isla del Encanto, sentimos de manera especial la preocupación de la mayoría de los artistas por la desgracia que viven muchas familias en Perú.

Los cantantes del Grupo Niche expresaron su sentir en la tarima. Ocurrió antes del tema ‘Tapando el hueco’. “Fuerza Perú”, dirían. Y una mezcla de nostalgia ochentera por aquella canción nos recorrió la piel. La distancia entre Perú y Puerto Rico es inmensa en kilómetros. Pero Niche nos devolvió mágicamente a esa Lima que aún baila gozosa con ‘Cali pachanguero’.

Antes de Niche, Luisito Carrión había hecho lo mismo. El “Chim Pum Callao” ya es una frase salsera recurrente. Y el intérprete de “La fuga” la utilizó varias veces para transmitir su buena vibra a los peruanos.
Don Perignon no se quedó atrás. El timbalero estuvo a mitad de la tarde batiéndose en los timbales y con esa salsa bien boricua que ya le conocemos. Cerró su participación con ‘Cáscara con afinque’.

El Hiram Bithorn fue una fiesta total. Y si los artistas se solidarizaban en la tarima, más de un anónimo se acercaba y nos deseaba buena suerte. La camiseta peruana de la selección nos delataba.

Andy Montañez y Víctor Manuelle pusieron la cuota boricua al máximo. El primero, con un repertorio muy sobrio al principio. Pero que remató con una plena que levantó al estafio. Y alguien dice: “no sé que va pasar cuando este señor se muera”.

El segundo, súper conectado con la juventud y las chicas, hizo su show. Voz y frescura para darle al pueblo la salsa de los últimos 20 años. Victor sabe cómo enganchar a su gente.

José Alberto El Canario fue otro de los artistas que puso al Perú en sus palabras. El dominicano nos hizo bailar con ‘La paila’ y ‘Discúlpeme, señora’. Minutos después, en la conferencia de prensa, el cantante interpretaría a capela ‘La flor de la canela’ y también enviaría un mensaje de solidaridad a Perú.

El turno para la Universidad de la Salsa

Don Rafael Ithier es aplaudido desde el principio. Sus 91 años de edad no le impiden seguir liderando la legendaria orquesta. Es el personaje de la jornada. El Día Nacional de la Salsa está dedicado a él. Su pueblo aplaude. Don Rafa bromea con su edad.

Suena ‘Te regalo el corazón’ y el Hiram Bithorn vuelve al baile. Hoy está prohibido hablar de la situación económica del país. Hoy es salsa y sed de celebración por el beisbol. Así goza Puerto Rico. Y así aplaude a sus estrellas. ‘Esos ojitos negros’ invitará a sonear a Anthony García, mientras ‘Arroz con habichuelas’ le pondrá la sazón a la tarde.

Don Raúl Marrero será testigo de ello. El mítico compositor también fue homenajeado. Aunque casi se queda sin foto de la prensa. La organización del festival limitó el trabajo de los periodistas en varios pasajes del Día Nacional. Felizmente, luego de solucionó.

El bloque estelar fue con Guillo Rivera, Camilo Azuquita y la India. La orquesta dirigida por el maestro Luis García sonó impecable. El orden de salida de los estelares pudo ser otro. Pero todo es relativo cuando de gustos y preferencias se trata. Fue un festival aceptable. Un festival que nos permitió descubrir a la orquesta El Macabeo, a Carlos De Castro, salseros de la nueva generación. Y un festival que, de paso, nos hizo sentir que Puerto Rico además de salsa, puede ser cuna de amistad. ¡Pa’ que tú lo sepa!

Deja un comentario